¡Qué pasa familia!

Día movidito el de ayer. Dormí alrededor de 3 horas, me levanté a las 5:00. El día anterior ya había hecho las maletas, así que hice una última repasada a la habitación, desayuné algo y dejé la habitación de Imazato.

Alrededor de las 6:00 estaba saliendo hacia el que sería mi nuevo apartamento. Iba cargado de maletas hasta el cuello (a todo lo que traía de origen, tenéis que sumarle las compras adicionales y la comida). Además, para ahorrar espacio, iba como una cebolla. Sudando como un cerdo en pleno invierno.

Total, long-story-short; llego a mi nuevo apartamento, dejo todas las maletas, pongo la comida en la nevera y enciendo la estufa para que mi nuevo hogar vaya cogiendo algo de calor.

osaka

Son las 7:00, me quedan dos horas y media hasta que -supuestamente- tenga que salir de casa para dirigirme al trabajo. Dos horas y media para comprar todo lo necesario para la cena que quería prepararle a Núria.

¡Sí! ¡Ayer llegaba Núria! Y, por supuesto, quería recibirla como se merece. Quería prepararle una BUENA cena.

Después de debatir MUCHO conmigo mismo, mi idea consistía en sushi, sashimi y diferentes tipos de bollos asiáticos para compartir.

Todo eso lo acompañaría con un buen sake, una cerveza suave (tipo lager) y umeshu.

Por cierto, sabíais que los japoneses, tradicionalmente, no maridan el sushi con sake? Eso es una costumbre occidental.

De hecho, no es del todo cierto; me explico. Los japoneses, como gran parte de la población mundial, bebe según cada situación. El sake se bebe, por lo general, en situaciones festivas o importantes (ya sea una cena con tu jefe o en una comida familiar).

osaka
Míralo como se parte el culo con su birrita. Está contento.

No me enrollo más por aquí. En cualquier caso, por lo general, los japoneses maridan el sushi con cerveza. No obstante, tengo que decir que el sake sigue siendo un maridaje MUY correcto. Eso sí, en mi opinión; mejor frío.

…En qué jardines me meto, joder.

Sigo. Me dirijo al supermercado más cercano, que resultó ser un Tamade (de los más baratos, según dicen). Compro el arroz para la cena, agua y -además- algunos onigiris (bollos de arroz) para que Núria tenga algo cuando llegue a casa del LARGUÍSIMO viaje.

El pescado quería comprarlo al volver de trabajar. Una de dos; o estaría más bien conservado que si lo dejaba en mi nevera (aún enfriándose, pues estaba desconectada), o estaría rebajado de precio.

…En Japón, a más tarde se hace, mejores ofertas encuentras en los supermercados para los productos frescos). Mola, ¿Eh?

Llego a casa, son alrededor de las 8:00, desayuno unos boniatos y unos huevos hervidos que me había preparado el día anterior y me pongo a estudiar cómo hacer el ARROZ para el sushi.

arroz japones

…Sí, el ARROZ. Créeme; es la fina línea que diferencia a un buen sushi de un sushi excepcional.

Quería hacer un BUEN arroz. No uno que simplemente tuviera la textura adecuada para poder montar las piezas de sushi. Quería hacer un arroz que realmente tuviera un aroma y un sabor propios.

¿Alguna vez has oído a hablar de la palabra Umami? Seguro que sí, es una palabra que está muy de moda. Bien, imagínate ser capaz de darle ese sabor al arroz. Eso quería.

Son las 9:00, debería salir a trabajar en unos veinte minutos. Antes de eso, pasé por una licorería que había visto por el barrio. No ofrecían una grandísima variedad de producto. Pero -por algún motivo- los productos que ofrecían me parecieron de calidad.

Realmente en ese momento no podía valorarlo. No soy -para nada- un entendido en licores asiaticos. En serio, PARA NADA. Así que dejé que el propietario me aconsejara; le dije que estaba preparando sushi y que quería un sake afrutado que se sirviera frío. Con el umeshu me arriesgué.

…Hoy puedo decir que me aconsejó a la perfección.

osaka

Dejé los licores en la nevera del apartamento y me fui a trabajar. Jornada durilla. Lo de dormir 3 horas y no haber parado desde las 5:00, pasó factura. Pero poco a poco se hicieron las 18:30.

Núria llegó a Osaka alrededor de las 18:00, así que decidimos quedar directamente en la estación de Namba.

Después de una búsqueda -cuanto menos- caótica… ¡Juntos otra vez! Hehehe.

Una vez situados, activé el chip cocinitas y me puse manos a la obra. Todo tenía que salir perfecto.

Limpiar arroz, volverlo a limpiar y limpiarlo otra vez. Repetimos. Una vez limpio, seguimos la receta familiar mágica clásica histórica mítica mística de una madre japonesa de 80 años. No es broma. Esto es completamente real.

El resultado fue ESPECTACULAR. Una lástima que a día de hoy aún no existan las notas de olor. Joder, olía a cielo. En serio.

…El sabor era aún mejor.

osaka

Después de cocinar el arroz, una vez lo tuve enfriado (con la técnica secreta del ventilador eléctrico), salimos a por los últimos ingredientes.

Teníamos que comprar el pescado (no queríamos complicarlo; atún y salmón), wasabi, jengibre y una buena cerveza.

Además, ¡Me faltaban los bollitos asiáticos! Bollos aún no se cocinar, así que mi mejor opción para ponerlos sobre la mesa era el 551 Horai (un restaurante que tiene fama, precisamente, por sus bollos).

…Que sí, que -en un futuro próximo- también me cocinaré bollos yo mismo (y muchas otras cosas). Pero todo a su tiempo, hombre.

Cuando digo “bollos asiáticos” a todos os viene a la cabeza el típico bollo relleno de carne. Y NO me refiero a estos únicamente. Simplemente, no he sabido encontrar una palabra que lo agrupe todo.

…De hecho, tampoco la he buscado. Seguramente exista.

Gyozas del 551 Horai en Namba, Osaka
Gyozas del 551 Horai en Namba, Osaka

Cuando hablo de bollos me refiero a los Xiaolongbao (un tipo de Baozi, relleno de carne), los Shaomai (me duele decirlo así, pero un tipo de ravioli de carne de cerdo y setas) y las Gyoza (pasta rellena de carne y vegetales).

Total, paseamos hasta el Horai 551 a hacer las últimas compras para la cena. Una lástima que no quedaran Gyozas. No nos pudimos resistir a probar los Baozi antes de llegar a casa. Los Shaomai también estaban muy buenos, muy tiernos.

La cerveza la compramos en una licorería cerca del apartamento. En la que había comprado el sake y el umeshu por la mañana no tenían cerveza en botella de vidrio. Quería botella de vidrio. Llamadme loco.

El pescado lo compramos de vuelta a casa, en un supermercado cerca de la estación de Nippombashi. Puedo asegurar que nos vendieron buena calidad a buen precio.

Al llegar al apartamento preparamos la mesa (¡Tenemos un kotatsu! La típica mesa con la manta y calefacción dentro). Sacamos toda la artillería. El arroz, el pescado, los bollos, el jengibre, el wasabi y la bebida.

Decidimos montarnos el sushi a medida que íbamos comiendo. Así podías decidir al último momento si querías un onigiri o preferías sashimi (o incluso el arroz solo, por supuesto).

horai namba osaka comida japonesa sushi sashimi

Total, cena de las de recordar. Brutal. Sushi tremendo y bollos muy tiernos. El sake MUY acertado; afrutado y fresco pero con cuerpo en boca. La birra buenísima, suave -tipo lager-, pero con sabor. El umeshu demasiado dulce para mi gusto, aunque puede ser una buena elección como vino de postre (ya veremos como se porta estas navidades al lado de un buen queso).

…Mi parte favorita, ¿Y de postres?

¡Turrón y neulas! Sí, ya sé que estamos en otoño y que aún no se deben vender ni en los supermercados, pero los echaba de menos.

En resúmen, muy contento. Muy contento con el apartamento, muy contento con que Núria haya llegado y muy contento con la cena que nos salió ayer. Muy contento.

osaka

¡Hostia!, casi se me olvida, tema curro. ¡Me han hecho la primera japonesada!

En el curro me han pedido que trabaje el jueves (día 23 de noviembre, fiesta nacional del trabajo), el viernes por la tarde-noche y el sábado o domingo. He dicho que sí.

…No me mires así, ¡Por supuesto que he dicho que sí!

Trabajo por horas, me interesa hacer todas las que pueda. Además, las horas extra y los festivos se cobra más, ¿Qué te piensas?

…Ya, supongo que al fin y al cabo, no es una japonesada del todo.

Una japonesada sería que me pidieran trabajar más horas SIN cobrarlas. En serio, eso NO va a pasar. De hecho, aún no he conocido a NADIE en Japón, cara a cara, al que le haya pasado.

osaka

Tengo que decir que me encanta el jefe que me ha tocado. Es lo mejor de ambos mundos. Viene a ser un tío de madre japonesa y padre inglés, que ha estado estudiando en Inglaterra.

Es enrollado, mira por el equipo más que por la empresa (al final, él también es freelance) y nos deja hacer lo que queramos siempre y cuando tengamos nuestro curro hecho.

...Sí, una vez más os estoy escribiendo desde la oficina. Esta vez la entrada entera. Qué cante.

Por otro lado, es de Osaka, ha nacido y vivido aquí la mayor parte de su vida y se la conoce como la palma de su mano. Me recomienda sitios para comprar todo lo que necesito, sitios que ver y, sin duda lo más importante, LOS MEJORES SITIOS PARA COMER.

En un país en el que plataformas como Tripadvisor o Yelp no son la norma, tener a un guía gastronómico puede ser de gran ayuda. Me ha recomendado tanto restaurantes de comida local como internacional (entre ellos española e italiana).

…Ahora falta probarlos para valorar su criterio.

osaka

Por hoy lo dejamos aquí. Iría siendo hora de que llegara un poco de faena. Estoy seguro de que en breves estaremos otra vez hasta las cejas.

Estés en Barcelona, Madrid, Venecia o Tokyo, espero que estés bien. Muchas gracias una entrada más por leerme.

Actualización 28/11/2017, una vez más, subo la entrada unos días después de haberla escrito. Es lo que hay, no tengo demasiado tiempo libre (y el que tengo no lo paso escribiendo). Seguro que lo entiendes.

¡Un abrazo gigante familia!